La nueva economía humanista

Una concepción humanista de la economía nacional es el principal logro de la administración del gobierno de Vicente Fox…

Una concepción humanista de la economía nacional es el principal logro de la administración del gobierno de Vicente Fox, expuso en exclusiva a La Nación el secretario de Economía, Fernando Canales Clariond, para quien la visión dentro del Gobierno federal deja claro que el hombre y la mujer son origen y destino de la actividad política y económica del país.

“Por lo tanto -señaló-, no tendrían sentido el crecimiento y la generación de empleos sin que estuvieran mejor remunerados, de ahí que el balance en este rubro de desarrollo durante casi cuatro años de administración sea importante”.Puntualizó que, efectivamente, las cifras son trascendentes, como las del crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), del abatimiento de la inflación, de las reservas acumuladas en el Banco de México, del volumen creciente de las exportaciones, una mejor distribución de la riqueza.

Todos son rubros en los que ya se ofrecen buenos números y que se traducen en beneficios para la población del país.Sobre los obstáculosEra parte de la temática de la entre-vista hablar de los obstáculo de esta primera administración panista en el Gobierno federal, sin embargo, Canales dejó claro que “no son prerrogativa del Gobierno del presidente Fox”, aun cuando lo mismo le sucede a cualquier nueva admi-nistración, aunque ésta entró a un sistema que por muchos años funcionó con mecánicas, procedimientos y prerrogativas distintas a las escritas en la letra de la ley.

A lo anterior, dijo, se sumaron el burocratismo, las concesiones otorgadas a determinados grupos del anterior gobierno o a otros grupos sociales para usufructuar una renta nacional, cuando ésta debería de ser para todos los mexicanos.Otro factor que ha dificultado el camino, totalmente ajeno a causas nacionales, es la situación económica internacional, que influyó sobre todo en los tres primeros años de la administración del presidente Fox. El ejemplo más claro es el entorno adverso que se generó tras los actos te-rroristas de Nueva York en el 2001.

Después de este suceso, recordó, se retrajeron la inversión y el comercio internacional. Pero, “afortunadamente, con los programas y las decisiones tomadas durante los primeros meses de 2004 podemos decir que hay un repunte importante en la actividad económica. Por lo tanto, pese a las dificultades propias y a las atribuibles al contexto internacional, vamos avanzando”.El desempeño panista“Todos los seres humanos estamos sujetos a cometer errores, y como secretario de Economía no estoy exento de haber incu-rrido en ellos”, dijo.El suyo, de alguna manera, fue por omisión, y tiene que ver con la falta de comunicación estrecha, efectiva y previa dirigida a los distintos grupos sociales a los que se atiende desde la Secretaría.

Su opinión es que además de publicar la información en el Diario Oficial de la Federación, una obligación a la que se ha dado cabal cumplimiento, en determinadas decisiones debió alertar a los involucrados antes de que enfrentaran un nuevo marco jurídico.En otro orden de ideas, el Secretario de Economía destacó la responsabilidad que le significa desempeñarse en un gobierno emanado de Acción Nacional, sobre todo bajo la conciencia de que la ciudadanía mexicana entregó al presidente Fox, como abanderado del PAN, la responsabilidad de conducir el Poder Ejecutivo en esta etapa de transición. Democracia o transiciónEn lo relacionado con la aplicación de la democracia en México, el titular de la SE opinó que existen avances importantes sobre este tema, no sin algunas deficiencias y fallas. Por ejemplo, los procesos electorales son, en términos generales, confiables, pero ese es sólo el primer peldaño.

El camino se hace largo, continuó, en la lucha por que la ciudadanía participe no sólo en las decisiones electorales, sino en todos los aspectos fundamentales del país.“Hemos avanzado y, diría yo, de manera sólida y sustantiva”, lo que implica una evolución cultural por parte de la sociedad, por ejemplo en la comprensión de la concertación política. Pero “nos falta todavía avanzar en la cultura de los consensos -abundó-, para que México avance a una velocidad mayor”.

Antes de concluir la charla, el también ex gobernador de Nuevo León citó que su aporte para que Acción Nacional continúe con su programa de gobierno después del 2006 es cumplir con su tarea, comunicarla efectivamente a la sociedad y transmitir a través de ella los postulados de doctrina del Partido: “Así contribuyo a que la ciudadanía mexicana se dé cuenta de que el Gobierno del PAN es mejor que otras opciones”.

Con información de Armando Reyes.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.