La medición de una contienda inédita

Ana Cristina Covarrubias Traslosheros le toma el pulso a la ciudadanía. A través de encuestas, escribe la historia de cómo las preferencias electorales se mueven de un candidato a otro y de la forma en que les afectan los distintos eventos de la campaña electoral.
 
Responsable de los estudios de opinión del candidato presidencial del PRD, Covarrubias reconoce, no obstante su labor, que estos análisis tienen poco impacto en el votante común y lamentó el uso propagandístico que se le ha dado a dicha herramienta.

En su primera encuesta de este año tras la tregua electoral decretada por el IFE, un dato la sorprendió, como comentó a La Nación en su oficina de Santa Fe: el tercer lugar que ocupa el PRI en prácticamente todos los sondeos serios, lo que la ha llevado a calificar este momento como inédito en la vida de México.

Las tendencias
Resultados y posiciones de los abanderados partidistas aparte, para la Directora del despacho Covarrubias y Asociados hay más que leer en el estudio de opinión, sobre todo en lo referente a las tendencias que se han mostrado desde el año pasado, en una especie de proyección a futuro.

“Este arranque lo veo con beneplácito al constatar que cuatro de cinco encuestas que son hechas por gente seria -cosa que no pasó en el 2000, cuando se publicaron estudios de empresas que no existían- traen la misma tendencia, aunque con porcentajes diferentes. En diciembre no fue así, tuvimos serias discrepancias en los resultados”, expuso la entrevistada.

Ana Cristina Covarrubias advirtió que será necesario estar pendientes de los estudios, porque “evidentemente esto se va a mover, y duro”.

Puso a cada candidato en su lugar, de acuerdo a los resultados de sus distintos estudios: Andrés Manuel López Obrador se ha mantenido estable en intervalos de preferencia de entre 38 y 40%; Roberto Madrazo Pintado descendió en los últimos meses y se ubicó en el tercer lugar,y Felipe Calderón crece, consideró la ana-lista, gracias a su Partido.

“Aún falta lo que él pueda hacer como candidato a medida que la gente lo conozca”, agregó.
La especialista reiteró la novedad que representa el hecho de que en este proceso electoral el PRI -aliado con el PVEM en la llamada Alianza por México- ocupe el tercer lugar, pues nunca en la historia política del país el tricolor había comenzado en esa posición una campaña electoral.

“Desde octubre he visto cómo al PRI lo afectó la caída de (Arturo) Montiel y los dimes y diretes con Elba Esther Gordillo, lo que dañó el prestigio de Roberto Madrazo, mientras que Felipe Calderón subió al segundo lugar.

“¿Seguirán así? En mi opinión personal, la tendencia se puede mantener, pero se van a cerrar las diferencias entre unos y otros. No veo a Madrazo repuntando más de lo que lo ha hecho de enero para esta fecha, porque en lo que se refiere a niveles de prestigio, él tiene más opiniones negativas que positivas”, explicó.

Situación que no ocurre con Acción Nacional, ya que “no es un partido con imagen de desprestigio sino con más opiniones buenas que malas. A lo anterior se suma la imagen positiva del Presidente de la República, por lo que nada supone que el PAN y su candidato bajen en las preferencias electorales”, completó Covarrubias Traslosheros.

Al ser aún relativamente poco conocido en la sociedad, Felipe Calderón tiene un amplio terreno para crecer, reconoció la analista, y adelantó que en un mes se sabrá qué atrae al elector del candidato panista, pues “hoy los votos son por el Partido”.

En cambio, López Obrador “no tiene un partido que le alcance para obtener 40 puntos de votación. El PRD, aun y cuando ha subido su prestigio con el tabasqueño, no llega sino a 18% de los votos a nivel nacional”, ubicó la entrevistada.

Se preguntó de dónde vienen los votos del perredista. De gente que no milita en los partidos, electores que tienen fama de volátiles, “porque no tienen la condición política, y allí es donde se podrían dar los movimientos negativos o positivos para este candidato”.

Covarrubias explicó que este tipo de votante representa una incógnita para los investigadores, al no develarse si su preferencia será o no estable ni las razones de ello.

Impacto de los sondeos
La especialista consideró que el impacto que las encuestas podrían tener en los electores -particularmente por el número de sondeos que se publican en cada elección- es mínimo en la decisión del voto, pues la mayoría determina su apoyo a partir de una multitud de razones. Es en el llamado círculo rojo -el de líderes de opinión e intelectuales, principalmente- donde sí causan estragos las mediciones.

Sin embargo, recordó que la ciudadanía ya no consume la información de manera acrítica. “Es mucho más consciente e informada, y los medios han contribuido a ello”, concluyó la especialista.

Articulo de la Revista La Nación

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.